El engaño de las compañías telefónicas: el compromiso de permanencia.

Estoy cansado. Estoy asqueado. Estoy hasta las narices. Y todo por el compromiso de permanencia. Me considero una persona relativamente espabilada en lo que avances tecnológicos se refiere. Estoy terminando Ingeniería Informática, y me encantan las nuevas tecnologías. Soy de esas personas que viven conectadas. He tenido ya varios smartphones y mis conocimientos sobre ellos están bastante por encima de la media (aun así no me considero un experto).

Este artículo es de opinión y crítica, y pese que en mi caso vaya dirigido a una compañía en concreto, son varias las que utilizan las mismas técnicas de timo, porque no hay otra forma de llamarlo. Comento a continuación el condicionante de mi enfado.

Despertar y seguir soñando.

Estaba el otro día tumbado en el sofá durmiendo bien a gusto La que se avecina cuando de repente empieza a vibrar de forma desagradable mi móvil. El número que me llamaba era un móvil del cual ya tenía una perdida el día antes y al que caballerosamente devolví la llamada y estaba apagado. Como persona educada que soy, me incorporé y respondí al teléfono. Era una chica de voz dulce y agradable que llamaba de la compañía de teléfonos Orange, y además ¡era española!. Yo tengo contratadas dos líneas con Orange, así que atendí amablemente a sus explicaciones. El motivo de la llamada era que Orange, hace poco ha sacado unas nuevas tarifas mejores que las que yo tenía. Estas tarifas son con las que pretenden hacer frente a las nuevas compañías de “low cost”. Después de dedicar un ratillo a charlar con la simpática y agradable chica teníamos claro cuáles eran las tarifas más adecuadas para mis lineas. Yo ya me sabía todas las tarifas nuevas ya que las había estado mirando, así que todo fue rodado. Todo era tan bonito… La oferta era más que apetecible. Iba a pagar menos por unas tarifas que me ofrecían algo parecido.

Vuelta a la realidad.

Pese a que el mundo pareciese estar pintado de color de rosa, yo no me fiaba un pelo y esperaba la parte donde ellos te apuñalan sin enterarte. Lástima que yo ya me las sé. Fue entonces cuando, justo después de decirme que el cambio de tarifa sería totalmente gratis cuando me dijo: “Lo único que usted tiene que hacer es comprometerse a mantener estas dos líneas con nosotros 12 meses.”. Directamente la dije de forma amable que yo no iba a coger ninguna oferta que implicase compromiso de permanencia bajo ningún concepto.

El timo.

Y alguno se preguntará, ¿por qué es un timo?. Pues bien, explico. Primero, todos estamos de acuerdo en que muchísima gente habría aceptado la oferta ya que la reducción de tarifa era apetecible. Eso implica que muchísimos clientes habrían renovado su compromiso de permanencia atacados por una táctica comercial agresiva. 12 meses más con este suplicio. Pero no todo es tan bonito como lo pintan. A mi, en una de las líneas, me queda 1 solo mes de permanencia lo que implica que en un mes yo seré libre después de 18 meses atado a Orange. Y la libertad es algo que a estas compañías no les gusta. Porque si tienes libertad puedes incluso llegar a pensar, y si piensas, no te quedas con ellos. Esto quiere decir que yo en un mes podré ir a cualquier compañía y ahorrar realmente dinero. Si llego a picar en la trampa, mi capacidad de libertad, de elegir, se habría esfumado y me tocaría aguantar 12 meses más sin poder elegir. Además en la otra línea, que la quedan 4 meses de permanencia, yo ya tengo cumplido el compromiso de tarifa por lo que libremente puedo cambiar a la tarifa que quiera. Esto implica que así, por la cara, me iban a meter 8 meses a  mayores de permanencia. Que perros…

¿Por qué es tan malo eso de la permanencia?.

Actualmente todos somos conscientes de que las tecnologías avanzan muy rápido, y la telefonía móvil es pura tecnología. Al avanzar las tecnologías y aumentar la competencia, cada poco las tarifas bajan de precio. Es decir, cuando hace unos años una tarifa plana “infinita” te costaba 80€, ahora te cuesta 25€… Sigue sin ser un chollo, pero realmente ha bajado. Con esto quiero decir, que tal vez, dentro de 3 meses una compañía saque una mejor tarifa, y todas tengan que competir con nuevos niveles. Si nosotros estamos atados a lo que parecía una buena oferta durante 12 meses, vamos a estar atados realmente a algo que es probable quede caduco en poco tiempo.

Conclusión.

Por eso recomiendo a todo el mundo que no asuma un compromiso de permanencia. Y que si lo hace lo haga estudiando muy bien las condiciones. Cuando una compañía nos “regala” el móvil, lo que hace realmente es cobrárnoslo a plazos dentro de una tarifa abusiva. Ahora empieza a estar de moda el que te cobren una tarifa más baja y mensualidades por tu móvil… Bueno, estúdialo bien. La mayoría de las veces sale mejor comprar nuestro móvil libre y contratar una compañía más barata y sin permanencia.

NUNCA TE FÍES DE LAS COMPAÑÍAS DE TELEFONÍA, NUNCA!


Ayúdanos compartiendo nuestro contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.